Noticias de Javier Betancourt Valle

Frases que un líder nunca debe usar

Frases que un líder nunca debe usar

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En un rol de liderazgo muchas personas se toman a pecho tus palabras. Ellas tienen un poder influyente que puede afectar a un equipo de manera positiva o negativa.  Si deseas fomentar buenas relaciones y confianza con el equipo, debes evitar decir las siguientes frases a toda costa.

“En este momento estoy muy ocupado” 

Cuando alguien escucha esta frase la toma de manera personal. Lo que interpretan es “Estoy muy ocupado para ti y tus problemas”. Esta frase hace que parezca que no te importan los desafíos que enfrenta tu equipo y quiénes son como empleados. 

En lugar de decir que estás muy ocupado, deja en claro tu horario. Explica que estás ocupado atendiendo otras obligaciones, pero que puedes atenderles más tarde. Si necesitan ayuda inmediata brindales la opción de acudir a una persona alternativa que pueda ayudar.  

“No creo que tengas lo que se requiere para esto”. 

Un buen líder encontrará oportunidades para el desarrollo de su equipo. Esta frase deja a los empleados sintiéndose atacados y afecta su confianza. 

Indica a los miembros de tu equipo cuáles son sus fortalezas y busca otras opciones. Explica en qué roles crees que se pueden destacar y pregúntales si alguna vez pensaron en tomar ese camino. 

Explica lo que debe hacer para tener éxito y prepara un plan de acción. Presiona a esta persona para que lo logre, puede que al final logre dar un giro positivo. 

“Todo es tu culpa.” 

Todos los seres humanos cometemos errores, por lo que es lógico que de vez en cuando, un empleado también lo haga.  Ya sea que tengan un desempeño deficiente o tomen una mala decisión, como líder, sigues siendo responsable por ellos.  Buscar culpables no resuelve el problema ni ayuda al empleado.  

En lugar de señalar culpables, discute qué alternativas podrían haber funcionado mejor. Durante este tiempo también analiza cómo podrías haber ayudado o qué puedes hacer para evitar que la situación se repita en el futuro. Asegúrate de mencionar que estás dispuesto a prestar tu apoyo en el proceso para implementar una nueva solución. 

“No me importa”. 

 Esta frase puede crear un daño real en términos de tu relación con un empleado. Momentos de egoísmo como estos pueden ser extremadamente dañinos. Si un empleado te nota desdeñoso y ausente, puede asumir el mismo comportamiento. 

Si ves que tu empleado está aportando información, problemas o preguntas innecesarias, aclara cuáles son tus prioridades y expectativas. Reafirma en tu trabajador su capacidad de resolución de problemas de manera autónoma, pero no olvides ofrecerle los recursos de los que dispongas. Hacerlo demostrará que te preocupas por él y por su resultado.